La verdad detrás del caballero de los mares (4)

Publicado: 2011-07-19

No mucha gente sabe que la verdadera preparación que recibió quien luego sería conocido como el Almirante Grau no la recibió en el Perú, sino en el extranjero.

Como ya comentamos en un post anterior, el padre de Miguel Grau había querido continuar la tradición militar, queriendo que su hijo se enrole en el ejército.  No obstante, la verdadera pasión de su hijo era el mar.  Y es que la familia vivía en Paita, la cual se veía bastante influenciada por la principal actividad económica relacionada al puerto y a los buques que llegaban de distintas partes del Perú y del mundo.  No fue sorpresa, entonces, cuando el joven Miguel Grau insistió en que lo dejaran ir en una ruta marítima, la cual resultó un desastre, debido a un marinero panameño infectado del virus del zombismo.

Esto fue en 1843 y no desalentó al joven Miguel Grau de querer dedicarse a la vida naval.  Al año siguiente consigue nuevamente que le den permiso para otra vez embarcarse en un navío mercante.  Este viaje no tiene un resultado desastroso como el anterior y afianza la vocación del muchacho.  A partir de entonces se embarcaría en cuanto navío mercante podría, iniciando una larga carrera y viajando a distintos y exóticos destintos, pero siempre retornando a Paita para pasar tiempo con su familia.

Las maravillas de esas tierras lejanas le hace olvidar por completo el accidente que vivió en su primer viaje.  Mucho se ha especulado acerca de por qué luego se mostraría sorprendido al interactuar nuevamente con zombies.  Algunos dicen que se debe a que esa primera experiencia en el mar fue tan traumática que fue bloqueada por su subconsciente.  Otros aseguran que Grau podría haber pertenecido a alguna especie de culto secreto que lo obligó a actuar como si no supiera que existen los muertos vivientes.

El caso es que en esos años posteriores a 1844 comienza a conocer gente de otros países y otras culturas que ayudaría a prepararlo para los terribles desafíos que tendría luego.  Es más, pudo recorrer rutas que recién se estaban abriendo a marineros occidentales, como por ejemplo algunas islas en Oceanía.  Por recomendación de su padre documentó todos sus viajes.  Algunos de esos registros han sobrevivido hasta hoy en día.  Otros se dice estar ocultos en bibliotecas privadas, como la que del Instituto OroTech.

En todo caso, se sabe que durante esos viajes aprendió mucho acerca de la navegación.  De hecho, en el proceso Grau asistió a una academia en Inglaterra, en donde se graduó de oficial de la marina mercante.

La academia a la que asistió el joven Miguel Grau durante su estadía en Inglaterra estaba en el tradicional barrio de Fetter Lane.

Nuevamente es importante entender el contexto.  Para cuando Grau se establece en Inglaterra, el HMS Beagle ya había regresado de su largo viaje.  Me refiero, por supuesto, a la travesía que haría Charles Darwin y que consolidaría su prestigio como eminente geólogo y explorador.  Para entonces la teoría de la selección natural estaría comenzando a causar un considerable impacto en la comunidad científica.

Como todos sabemos, algo que no logró incorporar nunca Darwin a su propuesta científica es cómo pueden existir los zombies y si esto responde a un proceso evolutivo.  Claro, él fue un pionero en su época, pero no solamente nunca pudo incorporar al mal que hace que los muertos vivientes se levanten y quieran comer carne de los vivos, sino que además desechó cualquier evidencia de su existencia como mito.  Por alguna extraña razón, asegura que durante sus años de viajes en el HSM Beagle, nunca vio uno, lo cual es altamente improbable.

Se especula que Darwin nunca pudo encontrar una explicación que pueda conciliar la existencia de los zombies con su naciente teoría.  Por eso prefirió negar la amenaza z.  Otros dicen que Darwin tenía motivos más oscuros para aprovechar su reciente celebridad y prestigio para fomentar la idea de que no hay zombies.  Aunque esto quedará para siempre como especulación, pues no hay registros que apoyen una u otra posible explicación.

Casualmente, se dice que la sede central del Instituto OroTech en Londres cuenta con un manuscrito con ilustraciones originales de Darwin, en el que intenta hacer un estudio con varios especímenes que había capturado durante su viaje.  Coincidentemente, el Instituto OroTech se habría fundado pocos años después.  Y el que su actual representante en el Perú lleve el mismo apellido por supuesto que solamente se puede atribuir a otra coincidencia.


Más verdades sobre Grau:

La verdad detrás del caballero de los mares (1)

La verdad detrás del caballero de los mares (2)

La verdad detrás del caballero de los mares (3)

La verdad detrás del caballero de los mares (5)

La verdad detrás del caballero de los mares (6)


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Valhalla

where bold, brave men struggle against the zombie armies before returning to Asgard